top of page

La alternativa a Google que no para de batir récords





Uno de los problemas que nos podemos encontrar en nuestras redes inalámbricas es que haya intrusos. Si alguien rompe la contraseña, por ejemplo, podría obtener acceso a la red, ralentizarla e incluso obtener acceso a otras computadoras conectadas. Vamos a dar unas pautas imprescindibles si te encuentras en la situación de que has detectado intrusos en la red Wi-Fi o crees que puede haberlos.




Aunque la seguridad de las redes Wi-Fi ha mejorado notablemente en los últimos años, no es raro que haya intrusos. Especialmente esto sucede cuando cometemos errores al crear las contraseñas y proteger la red. Podemos dejar una puerta abierta para que cualquiera pueda acceder. Si esto sucede, debemos tomar medidas lo antes posible.


Cambia la contraseña


Lo primero que debemos hacer siempre cuando vemos que hay intrusos en una red es cambiar las contraseñas. Es lo mismo que haríamos si, por ejemplo, vemos que alguien ha entrado en nuestra cuenta de Facebook o Gmail. Es la principal barrera que impedirá que alguien entre y debemos restaurarla.




Esto hay que aplicarlo a la clave Wi-Fi, lógicamente. Debemos asegurarnos de utilizar uno que sea seguro, que contenga todo tipo de letras (mayúsculas y minúsculas), números y símbolos, pero también una buena encriptación. Pero además, es imprescindible cambiar la contraseña para acceder al router, ya que esta puede ser utilizada por un posible intruso para cambiar la configuración a su antojo.





Verifique que el enrutador esté actualizado


Lo siguiente será comprobar que el router está actualizado correctamente. Si hemos tenido intrusos, la causa puede haber sido alguna vulnerabilidad en el dispositivo. A veces aparecen errores que se explotan y sirven para obtener acceso completo a un dispositivo y controlar la red.




Lo mismo debería aplicarse también a los adaptadores de red. A veces tienen controladores obsoletos y eso significa que hay errores que podrían explotarse. Es recomendable en todo momento tener disponibles las últimas versiones.

Ver si hay algún dispositivo vulnerable El problema puede estar en un dispositivo que es vulnerable. Puede ocurrir que, por ejemplo, tengamos un dispositivo IoT con un fallo de seguridad y sea la puerta de enlace. Puede ser una cámara de vigilancia que tengamos, una televisión, un reproductor de vídeo... Cualquier dispositivo.

Lo ideal siempre es comprobar que disponemos de la última versión del firmware en este tipo de dispositivos. Son ampliamente utilizados por los ciberdelincuentes para acceder a una red. Es fundamental comprobar que todo funciona bien y que no hay nada extraño.


Detectar futuros intrusos


Hay herramientas para detectar intrusos en Wi-Fi. Podemos utilizarlos para detectar cualquier acceso no deseado lo antes posible. No siempre vamos a notar que la velocidad de Internet funciona lenta o que no podemos entrar en determinados dispositivos.


Estos programas son muy útiles para gestionar nuestras conexiones, ver qué dispositivos están conectados, cuándo se han conectado, etc. Es una de las acciones que debemos realizar periódicamente para mantener una buena seguridad en la red.

5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page